Pasos para desinfoxicarse

Actualizado: jul 13

Hace un mes me atreví a ir en contra el rebaño. Fui la oveja negra de mis colegas de psicología porque vendí mis servicios sin apelar a las redes sociales. Como toda profesional que trabaja en psicología y coaching, en el siglo veintiuno, son pocos los profesionales que pueden cosechar un perfil bajo, sin necesidad de marketing de redes. La mayoría de los psicólogos y coaches aparecen en redes como Instagram, Facebook y YouTube haciendo vivos, vendiendo cursos online o bien difundiendo sus servicios de terapia y coaching online. Claro que estas alternativas creadas tras el auge de las redes sociales, no dejan de ir contra el principio esencial de cualquier proceso de terapia psicológica o de coaching. En realidad, sugiero a mis colegas practicar la desinfoxicación de al menos una o dos semanas y verán que sentirán su cuerpo y mente como si hubieran degustado la ensalada más rica y saludable del mundo.




El objetivo principal de cualquier terapeuta o coach es el cambio o la mejora personal de su cliente o paciente. ¿En qué momento los psicólogos se han transformado en rockstars de las redes sociales? ¿En qué momento pasó a interesar la vida privada del psicólogo y se hizo necesario mostrar que entrena, camina o come muffins? Por eso, tras terminar el VIII CALM Congreso de Autoestima y Liderazgo de Montevideo, donde tuve mucha exposición, hablando de los ponentes, de sus contenidos, me quedé con mucho aprendizaje de muchos pero principalmente de Victor Küppers, uno de los seres más carismáticos, humildes y generosos en desarrollo personal. Victor es reacio a hablar de su vida privada, tampoco le gusta tener redes sociales y eso no le impíde ser uno de los conferencistas más demandados en habla hispana. Entonces, justamente se dio una mudanza que tuve que hacer tras terminar el congreso y eso implicó muchos cambios y reorganización de cosas y entonces al estilo Küppers, desaparecí más de un mes de las redes y no sólo tuve nuevos clientes sino que aproveché para disfrutar mi intimidad y mi privacidad con mi familia.


El cuidado de la pandemia hizo también que resignificara esta sobre exposición a la que nos vemos sometidos los psicólogos donde al igual que a los médicos y economistas se nos pide que opinemos sobre muchas cosas y donde muchas veces debemos ver cómo gente que no ha estudiado psicología ni neurociencia repita nuestros postulados como un doctor avezado.



Lee sólo un periódico y evita entrar a todos los links que te envían


Andy Warhol fue un adelantado cuando vaticinó eso que muchos iban a vender su apellido con tal de unos 15 minutos de fama. Mientras tanto, sugiero la desinfoxicación, desconectarse por unos días de dejar de leer tantas noticias, evitar escuchar tantos informativos sobre la pandemia, negarse a estar todo el tiempo en vivo en cada red, no responder inmediatamente a todo aquel que nos escriba en WhatsApp y tomarnos nuestro tiempo para responder mails y mensajes,


No uses tu smartphone ni tu tablet y computadora a la vez


Recuerdo que cuando era docente para emprendedores en la Universidad Abat Oliba de Barcelona y más adelante en la Facultad de Empresariales de la Universidad Católica del Uruguay, tanto a mis alumnos más maduros como a los más jóvenes, suelo pedirles que dejen el celular a un lado y presten atención. Esto es una de las cosas que aprendemos en el curso Neuroliderazgo, la importancia del foco, de tener un propósito, de marcarnos objetivos y no dispersarnos y desperdiciar nuestra energía.

Tu negocio no dejará de funcionar porque no estés haciendo un vivo en Instagram o YouTube


La sensación que debemos estar siempre siendo visibles, con videos, podcasts y demás puede aumentar nuestra audiencia pero también que mucha gente nos deje de seguir si no creamos contenido relevante. Porque recortar y pegar es algo que abunda en las redes sociales y las personas quieren contenidos originales, relatos en primera persona pero como ya todos conocen las reglas del storytelling, vemos una repetición de lo mismo constantemente, lo que resta credibilidad si lo que dices ya lo dijo Buda o Gandhi hace miles de años y no los citas.



El futuro se crea pero nadie es adivino ni genio de la lamparita


Nos hemos ocupado tanto en crear nuestras plataformas online y al mismo tiempo de comprar audiolibros, de ver los videos de Eckhart Tolle o de comprarnos el último libro de no ficción, debemos volver a lo básico. Dijo una vez Henry Miller que hay mucho de absurdo en nuestra intención de querer leer el futuro. Pero sabemos los coaches que el futuro reside en el hoy y a veces lo determina un pasado que lo hace predecible. El futuro es nuestra construcción. A veces nuestros clientes llegan a nosotros para ser simplemente lo que quieren ser y no piensan tanto en la salvación o la cura. Sin duda está en nosotros los psicólogos salir de esa posición de magos, que a veces nos colocan. Nadie hace magia más que nuestros clientes. Somos meros guías que alumbramos su camino pero el recorrido lo hacen ellos, saliendo de sus zonas de comodidad, seleccionando lo que les hace bien o les hace mal. Si lo tecnológico ha nublado el juicio a muchos haciéndoles creer que pueden estar en muchos lados, será nuestra labor el aprender a estar presentes y conscientes en un lado y en un rato por vez. El arte de la presencia será nuestra gran conquista para no dejarnos llevar por el torbellino de pensamientos y emociones.



Entradas Recientes

Ver todo