La ira es una locura breve pero los moralistas de cartulina son eternos

La 94 entrega de los premios Oscars tuvo nuevamente glamour y fue una ceremonia inclusiva, dando premios a una película en torno a una familia de sordomudos, tuvo pro primera vez tres presentadoras mujeres como Wanda Skyes, Amy Schumer, Regina Hall tomó con naturalidad y compromiso el tema LGBT, dio gran protagonismo a la comunidad negra. Tuvo en el mismo escenario a tres leyendas como Francis Ford Coppola, Robert de Niro y Al Pacino, homenajeó a clásicos del cine como "El Padrino", "Juno", con la visita incluida de tres de sus protagonistas, Jennifer Garner, el actor transgénero Elliot Page(antes Ellen Page), JK Simmons, tuvo uno de los mejores In Memorian porque algunos de los talentos desaparecidos tenían estrellas que los recordaban especialmente, como cuando apareció el gran Bill Murray recordando al guionista, director, productor Ivan Reitman, responsable de "Los Cazafantasmas", entre otros hits, y evocando su llegada a Canadá con sus padres, huyendo de la guerra desde Checoslovaquia o cuando aparece otra grande, Jamie Lee Curtis para recordar anécdotas con la golden girl, Betty White, y mientras un coro de gospel cantaba ese recuerdo, sin olvidar las imágenes de Jean Paul Belmondo y tantos que se fueron recientemente. La gala tuvo a Bradley Cooper, Jake Gyllenhaall, Andrew Garfield, Javier Bardem, Penelope Cruz,Nicole Kidman y Keith Urban, Anthony Hopkins, Jessica Chastain, que ganó como Mejor actriz, a Jane Campion que ganó como directora por "El poder del perro", pero ese 27 de marzo de 2022 será recordado por el año en que Will Smith le dio un cachetazo a Chris Rock.





Decía Horacio que "la ira es una locura breve", así que las y los políticamente correctos que nunca tuvieron un arrebato emocional, que siempre hicieron todo con cordura, que jamás hicieron nada desubicado, que siempre responden con altura y no bajan a los subsuelos de la ironía burda de Chris Rock y menos que menos defienden a sus afectos sintiendo que les pertenece al estilo Will Smith, armen ya el taller de Gestión de Ira tan necesario para gestionar emociones de líderes mundiales, machirulos y mujeres agresivas, que reproducen lo peor del machismo creyéndose feministas.


Y los otros, los que reconocen que se equivocan, que uno es humano y puede que diga una broma que haya herido a alguien y eso es el humor, no tiene límites y no tiene porque ser políticamente correcto y son esos que también reconocen que un hombre puede hablar de motivación y desarrollo personal y al mismo tiempo ser impulsivo y equivocado. Se preguntan hoy si está bien que Will Smith haya dicho "my wife" y haya amenazado para que no se bromee con su alopecia y la pregunta que me hago es si Chris Rock tiene la culpa de hacer un chiste que estaba guionado y pasó muchos filtros de la Academia. #oscars2022#machismo#violencia














16 visualizaciones0 comentarios